La pregunta se hace frecuentemente—¿por qué Delaware? ¿Por qué este pequeño estado (el segundo estado más pequeño en Estados Unidos) ocupa un lugar tan considerable en el mundo de las entidades empresariales? Esta pregunta tiene muchas respuestas, sin embargo, muchas de esas respuestas no son lo que la gente piensa. Por ejemplo, Delaware no es un paraíso tributario, Delaware no incorpora corporaciones secretas exentas de conocimiento y cuestionamiento público y Delaware no es usualmente la opción más barata para incorporarse. Somos más del estilo de Bergdorf Goodman o Tiffany que del de Dollar Store. Se paga por calidad y servicio.

Delaware no es ni “favorable para la administración” ni “favorable para los accionistas”; su objetivo es proveer tanto a administradores como a inversionistas con leyes óptimas para el desarrollo de negocios prósperos y éticos, mediante el balance entre la necesidad de flexibilidad en la administración, y la existencia de herramientas fuertes para hacer que la administración sea responsable de utilizar esta flexibilidad para impulsar los mejores intereses de los inversionistas. Los jueces de Delaware son imparciales y no están atados a intereses especiales de donantes o a tendencias políticas cambiantes. A diferencia de lo que sucede en muchos otros estados, los casos de derecho corporativo en Delaware son llevados exclusivamente por jueces profesionales y no por jurados.

Delaware ha sido el principal estado en la formación de entidades empresariales desde principios de los 1900s. Hoy, más de un millón de entidades empresariales han hecho de Delaware su domicilio legal. Aunque el número de entidades incorporadas en Delaware es impresionante, aún más importante es el hecho de que muchas de las corporaciones muy grandes e importantes cuyas acciones están listadas en las bolsas de valores más importantes han sido incorporadas en Delaware. En efecto, más del 60 por ciento de las compañías Fortune 500 han sido incorporadas en Delaware. Pero la organización de compañías en Delaware no se limita únicamente a entidades estadounidenses—compañías alrededor del mundo pueden aprovechar los beneficios de Delaware. [Ver Más allá de las Fronteras: Los Beneficios de Delaware para Negocios Internacionales.]

Varios factores han llevado al dominio de Delaware en formación de entidades empresariales.

Primero, la ley—la Ley General de Corporaciones de Delaware (“DGCL”, por sus siglas en inglés) es la base sobre la cual descansa el derecho corporativo de Delaware. [Ver La Sensata y Permisiva Ley de Delaware.] La DGCL ofrece predictibilidad y estabilidad. Está diseñada por especialistas en derecho corporativo y libre de influencias de grupos con intereses especiales. El legislador de Delaware revisa anualmente la DGCL a efectos de asegurar su habilidad de resolver los temas actuales.

La DGCL es también una ley permisiva. La ley de sociedades de Delaware no es una ley de sociedades detallada y prescriptiva como la que existe en muchas naciones. La DGCL incluye unos pocos requerimientos obligatorios importantes para proteger a los inversionistas, y al mismo tiempo provee flexibilidad a las corporaciones para llevar adelante sus negocios. Delaware también ha utilizado los principios de la DGCL para crear las principales leyes para entidades empresariales distintas de las corporaciones. [Ver Las Alternativas de Delaware a las Corporaciones.]

Segundo, las cortes—tan importante como la ley en sí misma, son las cortes que la interpretan. Delaware es reconocido alrededor del mundo por su sistema judicial y sus jueces expertos e imparciales que deciden sus casos corporativos. [Ver Litigios en la Corte de Equidad de Delaware y la Corte Suprema de Delaware.] La Corte de Equidad (Court of Chancery) es una corte especializada de equidad con jurisdicción específica sobre disputas corporativas. Sin jurados y sólo con cinco juristas expertos seleccionados mediante un proceso bi-partidario y basado en méritos, la Corte de Equidad es flexible, receptiva, enfocada y eficiente. Los casos de la Corte de Equidad son apelados directamente ante la Corte Suprema de Delaware, la cual tiene la última palabra en materia de ley de Delaware. La Corte Suprema tiene cinco jueces, cada uno de los cuales tiene considerable experiencia en la ley corporativa de Delaware. Las cortes de Delaware también ofrecen una serie de opciones en materia de resolución de conflictos fuera de litigio. [Ver Las Opciones de Delaware para Resolución Alternativa de Disputas.]

Tercero, la jurisprudencia—la Corte de Equidad y la Corte Suprema de Delaware tienen una tradición histórica de emitir opiniones escritas y razonadas sustentando sus decisiones, permitiendo de esta manera que se haya acumulado un catálogo significativo de precedentes a lo largo de varias décadas. Jueces, no jurados, deciden todos los casos corporativos y deben dar razones para sus decisiones. El catálogo resultante de jurisprudencia provee de una guía detallada y sustantiva a las corporaciones y a sus asesores.

Uno de los conceptos claves de la ley de Delaware es la “regla del criterio de negocios” (“business judgment rule”), la cual es una regla judicial que reconoce que los jueces, entrenados en leyes, no deben cuestionar decisiones de negocios hechas por directores de buena fe y con el debido cuidado—aun cuando las decisiones tengan resultados adversos. Junto con la regla del criterio de negocios, la jurisprudencia incluye parámetros para que los directores cumplan con sus deberes fiduciarios de lealtad y cuidado. [Ver El Estilo Delaware: Deferencia a la Regla del Criterio de Negocios de Directores que Actúan Leal y Cuidadosamente.]

Cuarto, la tradición jurídica—junto con un sistema judicial sofisticado, Delaware tiene una amplia oferta de abogados expertos en ley corporativa de Delaware. Las leyes de Delaware y su jurisprudencia proveen de una base de conocimiento a los abogados que se especializan en materias transaccionales de Delaware y que practican ante las cortes de Delaware. Estos profesionales también ayudan al legislador mediante su continua revisión de leyes empresariales, y anualmente recomiendan cambios para mantener las leyes de Delaware actualizadas. [Ver La Sensata y Permisiva Ley de Delaware.] No importa donde se encuentren las oficinas principales de una entidad de Delaware, ésta siempre podrá encontrar abogados expertos en ley de Delaware que puedan ayudarla a manejar en temas de ley de Delaware.

Quinto, el Secretario de Estado de Delawarela División de Corporaciones de la Oficina del Secretario de Estado de Delaware existe para proveer a las corporaciones y a sus asesores con un servicio rápido y eficiente. La incorporación de empresas provee la mayor parte de los ingresos del estado de Delaware, por lo que Delaware se toma esta labor seriamente. El personal de la División de Corporaciones se ve a sí mismo como empleado de un negocio de servicios, y la División cumple con estándares de calidad mundial tal como es evidenciado por su certificación ISO 9001.

La División de Corporaciones de Delaware está abierta 15 horas al día para acomodar solicitudes de alrededor del mundo, ofrece servicios expeditos y especializados (incluyendo servicios de una hora, dos horas o 24 horas) para asuntos urgentes y en los que el tiempo es crítico. [Ver Formación de una Corporación en Delaware.] La División de Corporaciones, en conjunto con los abogados expertos de Delaware y los negocios experimentados de soporte, tales como los agentes registrados de Delaware, pueden manejar casi cualquier situación.