La base de la ventaja corporativa de Delaware es la Ley General de Corporaciones de Delaware ("DGCL"). Delaware también ha desarrollado leyes avanzadas y modernas para entidades empresariales distintas de las corporaciones. [Ver Las Alternativas de Delaware a las Corporaciones.] La DGCL ayuda a empresarios, administradores y accionistas a crear riqueza a través de la forma corporativa, tanto por lo que no es, como por lo que es.

Para empezar, es importante entender lo que la DGCL no es. La DGCL gobierna sólo asuntos internos de la corporación—la relación entre dueños (accionistas) y administradores (directores y gerentes) de una corporación. En otras palabras, la DGCL es esencialmente una ley contractual especializada que gobierna los roles, deberes y relaciones entre los que manejan una corporación y aquellos que invierten en ella. La DGCL regula los demás aspectos variados de la ley comercial, tales como leyes de competencia, leyes laborales o leyes de títulos valores y divulgación de información, como normalmente lo hace una ley prescriptiva de código civil de sociedades. Todas las corporaciones deben cumplir con la legislación estatal y federal cuando operan en relación con aquellas y otras materias, pero Delaware no mezcla dichas áreas de la ley con el gobierno corporativo. Aunque Delaware tiene leyes que regulan estos y otros temas regulatorios que afectan a la sociedad, sus normas regulatorias solamente aplican a aquellas corporaciones que llevan a cabo negocios dentro del estado de Delaware. Por ejemplo, las leyes laborales y ambientales de Delaware sólo aplican a la actividad empresarial dentro de las fronteras de Delaware. Por el contrario, la ley corporativa de Delaware se aplica a todas las corporaciones incorporadas en Delaware –sin importar donde se ubiquen, ya sea que sus oficinas principales se encuentren en otro estado o en otro país.

La ley federal puede jugar un rol importante en los negocios de una corporación, pero la ley estatal juega un rol primario en los asuntos internos de la corporación. Una corporación es creada bajo las leyes del estado específico que ésta elige para incorporarse. Ese proceso típicamente incluye la presentación de documentos de incorporación con una agencia estatal (como la División de Corporaciones de la Oficina del Secretario de Estado de Delaware). La ley estatal entonces gobernará asuntos como los documentos de organización de la corporación, los derechos de los accionistas y los deberes fiduciarios de los directores. [Ver El Estilo Delaware: Deferencia a la Regla del Criterio de Negocios de Directores que Actúan Leal y Cuidadosamente.]

A la luz del considerable rol que la ley estatal juega en los asuntos corporativos, y debido a que la ley estatal se aplica sin importar la ubicación física de las oficinas principales de la corporación, la decisión de donde incorporar la corporación es sumamente importante para los administradores e inversionistas. Una corporación puede también ser demandada en su estado de incorporación, haciendo que las cortes que interpretarán la ley estatal sean un factor importante a considerar. [Ver Litigios ante la Corte de Equidad de Delaware y la Corte Suprema de Delaware.]

Entre las razones por las cuales las corporaciones son incorporadas bajo ley de Delaware está la política de la DGCL de proveer a accionistas y corporaciones con la máxima flexibilidad para organizar sus asuntos. A diferencia de las jurisdicciones de derecho civil, que por lo general tendrán una ley de corporaciones con disposiciones obligatorias, la DGCL está diseñada para ser una ley permisiva que permite y facilita los procesos específicos de cada compañía. Las disposiciones obligatorias de la DGCL son mínimas y regulan sólo temas de máxima importancia para la protección de inversionistas, tales como el derecho a elegir directores y de votar en ciertas transacciones importantes. Inclusive algunas de las disposiciones obligatorias de la ley admiten pacto en contrario si administradores y accionistas, en conjunto, optan por una solución distinta.

A pesar de que el proceso de creación de la ley con respecto a temas de gobierno corporativo y de regulación de valores fuera de Delaware se somete a veces a discusiones partidarias, acciones apresuradas y escandalosas, y presiones por parte de grupos de intereses específicos, la ley de Delaware es una isla de estabilidad, en donde los cambios sólo se hacen luego de un cuidadoso estudio y reflexión. La constitución del estado de Delaware requiere un voto de mayoría calificada por parte del legislador para modificar la ley de corporaciones, protegiendo a la DGCL de modificaciones individuales propuestas por grupos de intereses específicos o corporaciones influyentes. Esto mantiene a la DGCL estable y predecible para todas las corporaciones de Delaware, lo cual es importante para los administradores en su diseño del plan a largo plazo del curso de sus negocios.

Adicionalmente, el legislador de Delaware se apoya en la asistencia de un grupo de abogados corporativos experimentados de Delaware que asesoran y recomiendan modificaciones anuales. Este grupo está formado de una amplia variedad de abogados (abogados transaccionales, abogados de demandantes y abogados de litigios corporativos), cada uno de los cuales tiene experiencia en ley corporativa de Delaware y trabaja con ella diariamente, y que individualmente puede solicitar opiniones de expertos de fuera de Delaware. Cada año, este grupo estudia la DGCL y recomienda la promulgación de modificaciones cruciales y necesarias para mantener la DGCL actualizada y receptiva de las necesidades de los administradores y dueños de las corporaciones de Delaware. Las divisiones partidarias no ocurren porque ambos partidos políticos entienden que trillones de dólares son invertidos en estas corporaciones y respetan la importancia de asegurar que los administradores e inversionistas puedan confiar en una ley con integridad, eficiencia y confiabilidad. La DGCL entonces combina la estabilidad de su larga historia con las más actualizadas y avanzadas ideas en materia de derecho corporativo.