La Corte de Equidad maneja mucho más que litigios tradicionales. [Ver Litigios ante la Corte de Equidad de Delaware y la Corte Suprema de Delaware.] Delaware y sus cortes han tomado recientemente una serie de pasos para ayudar a entidades alrededor del mundo a resolver disputas empresariales complejas fuera de la corte. Delaware ha adoptado leyes y reglas que contemplan una serie de mecanismos alternativos de resolución de disputas (ADR) en la Corte de Equidad. La Reglas de la Corte de Equidad permiten a las partes de un litigio optar por la mediación de su causa pendiente frente a un funcionario judicial diferente del que supervisa su litigio. Delaware también permite la mediación de disputas de negocios y tecnología en situaciones donde no hay un litigio pendiente.

En ese sentido, las partes pueden iniciar una mediación en la Corte de Equidad sin necesidad de interponer una demanda. Las entidades empresariales no sólo tienen acceso a los jueces experimentados de la Corte de Equidad, sino también a resolver sus disputas de una manera eficiente y confidencial. La tradición de flexibilidad de la Corte de Equidad aplica también en ADR, en la medida que las partes son libres de moldear el proceso de ADR para atender sus necesidades específicas.

Generalmente, para comenzar una mediación ante la Corte de Equidad ambas partes tienen que estar de acuerdo, y una de las entidades tiene que estar organizada o domiciliada en Delaware. El mediador será uno de los funcionarios judiciales de la Corte de Equidad. Dichos funcionarios judiciales tienen amplia experiencia en resolver diputas empresariales complejas, de modo que los participantes de ADR en la Corte de Equidad tienen acceso a algunos de los más experimentados jueces comerciales en el mundo.

La resolucion alternativa de disputas en la Corte de Equidad es también rápida, a diferencia del cada vez más lento ADR privado, el cual está pareciéndose cada vez más al litigio tradicional. Cuando las partes escogen mediación, la expectativa es que la principal conferencia o audiencia ocurra dentro de solo unos meses luego de que el proceso haya comenzado. De ser apropiado, el mediador, en consulta con las partes, puede utilizar por un cronograma más rápido o más lento. Los participantes en ADR entonces no tienen que seguir un calendario típico de litigio, y en cambio pueden obtener una opción que se amolde a sus necesidades. Esta característica ayuda a que el ADR de la Corte de Equidad sea eficiente en términos de costos para sus participantes; asimismo, las tasas cobradas por la Corte son generalmente menores que en procedimientos similares llevados a cabo en otros lugares.

Otro beneficio sustancial de la mediación en la Corte de Equidad es la confidencialidad de los procesos. A diferencia de una demanda en un litigio, una petición para mediación es confidencial. Generalmente, todos los procesos de mediación ante la Corte de Equidad son confidenciales, incluyendo la resolución a la que lleguen las partes. Los participantes en ADR en la Corte de Equidad no solamente pueden resolver disputas complejas fuera de los ojos del público, sino que también, la habilidad de proceder confidencialmente puede también ayudarlos a mantener sus relaciones de negocio y continuar haciendo negocios en el futuro.