Delaware ofrece alternativas de negocio para administradores e inversionistas que van mucho más allá de las tradicionales corporaciones por acciones. Aunque las leyes aplicables puedan diferir, las ventajas de Delaware se mantienen igualmente para estas entidades alternativas —excelentes cortes, un legislador dispuesto a trabajar con los abogados corporativos de Delaware y una Oficina del Secretario de Estado orientada al servicio. Por ende, sin importar qué forma corporativa se elija, todas las entidades de Delaware gozan de los mejores aspectos de la formación de empresas en Delaware.

Además de las corporaciones, las entidades empresariales de Delaware más populares son las sociedades en participación (o en comandita) (LPs) y las sociedades de responsabilidad limitada (LLCs). Las leyes que regulan ambos tipos de entidad incluyen sólidos principios de libertad contractual, permitiendo a los administradores e inversionistas obtener soluciones óptimas para las necesidades de ambos. Una LP de Delaware es formada por dos o más personas—al menos un socio general (encargado de la administración de la LP) y al menos un socio limitado (que se beneficia de la limitación de responsabilidad). La ley de la LP es predominantemente una ley permisiva con muy pocas disposiciones obligatorias, permitiendo a las partes establecer los términos que gobernarán sus relaciones en el acuerdo social.

Las LLCs de Delaware son muy parecidas a las LPs, excepto por el hecho que las LLCs pueden ser administradas por los miembros o por un administrador. Un aspecto clave de las LPs y LLCs de Delaware es que, en los acuerdos societarios, las partes pueden modificar o eliminar deberes fiduciarios y responsabilidad fiduciaria si lo hacen de manera clara—de manera que todos los inversionistas entiendan que ese es el acuerdo. Para proteger a los inversionistas, las partes, sin embargo, no pueden eliminar la obligación implícita de buena fe y trato justo.

Delaware también ofrece fideicomisos legales, los cuales son normalmente utilizados en operaciones de financiamiento estructurado o para manejo de activos. Los fideicomisos legales son creados por un instrumento gobernante bajo el cual la propiedad es manejada o el negocio es conducido por uno o más fiduciarios para el beneficio de dueños que tienen un interés beneficiario en la propiedad del fideicomiso. Los fideicomisos legales ofrecen flexibilidad, ya que su instrumento gobernante puede establecer cualesquiera derechos y obligaciones que los fiduciarios y beneficiarios quieran. También ofrecen protección contra acreedores y limitación de responsabilidad.

La ley de Delaware también contempla corporaciones sin acciones, que difieren de las típicas corporaciones por acciones en el hecho de que no tienen propietarios del capital, sino solamente miembros. Estas “corporaciones de membresía” ofrecen la misma estructura corporativa estable que las corporaciones tradicionales, pero también ofrecen a los administradores e inversores una flexibilidad adicional (y menos complejidad) para organizar sus asuntos de negocios. Las corporaciones de Delaware sin acciones son ideales para entidades sin fines de lucro que no generan ganancia ni pagan dividendos a su miembros. Muchas importantes entidades de caridad son organizadas como corporaciones sin acciones y sin fines de lucro en Delaware, las cuales gozan de los beneficios que Delaware ofrece a todas las corporaciones mientras disfrutan una base legal flexible que las exceptúa de muchas de las cargas administrativas de las corporaciones por acciones con fines de lucro.

No importa cuáles son las necesidades de un negocio, Delaware ofrece una entidad que satisface dichas necesidades. Las leyes estables pero a la vez flexibles de Delaware ofrecen diferentes opciones de entidades, cada una de las cuales está facultada para gozar de todos los beneficios disponibles para las entidades empresariales de Delaware.